Agenda d'activitats fotogràfiques: tallers, trobades, cursos… a Terrassa i altres indrets.

5 errores a evitar en fotografía de viajes

Seguro que tus fotografía de viajes siempre son lo que más valoras. Ningún llavero de la Torre Eiffel o imán del Coliseo de Roma pueden compararse con un puñado de píxeles uniéndose para crear un recuerdo único de tu viaje.

Capturar y preservar física o digitalmente un instante en el tiempo no es algo que deberías de dar por sentado. Es cierto que hoy en día es algo tremendamente fácil.

No tienes más que sacar el móvil del bolsillo y empezar a hacer instantáneas de todo lo que te rodea.

Sin embargo, a pesar de lo accesible y sencilla que es la fotografía de viajes, hay una cosa que no ha cambiado: independientemente de lo rápido que avance la tecnología, nunca tendrás la oportunidad de volver a capturar ese mismo instante que acabas de vivir.

A menos que seas capaz de viajar a través del tiempo, claro.

Por eso no sólo es importante que hagas fotos durante tu viaje si no que las hagas bien a la primera. Al fin y al cabo ¿qué posibilidad hay de que vuelvas a ese destino?

Y tan importante cómo saber qué hacer, es evitar estos cinco errores de bulto.

1. Cargar con más de que lo necesitas

fotografía de viajes

Foto: Sandra Vallaure

¿Cuántas veces has cargado con un montón de equipo en la mochila “por si acaso”?

La dura realidad es que llevar 15 kilos de equipo en tus espaldas no es garantía suficiente para conseguir una foto ganadora del concurso anual de la revista National Geographic.

Si lo que quieres es hacer buenas (o incluso grandes) fotos, tan sólo necesitas una cámara y un objetivo. O menos, como comprobarás más adelante.

Hay una expresión que dice que “haces tus fotos con tu mente y con tu corazón” y es la definición perfecta de la delgadísima línea que separa a un novato de un artista.

Esa fascinación que todo fotógrafo tiene por el equipo es comprensible. Si no fuera así, no serías lector de Photolari…

Yo misma he pasado por esa fase. Es lo que Eric Kim llama GAS, gear acquisition syndrome o síndrome de compra de equipo.

¿Acaso vas a negar que nunca has pensado en cambiarte de cámara o comprarte un objetivo más caro con la esperanza de que eso te ayudaría a conseguir fotones?

Pues ya va siendo hora de que pongas los pies en el suelo. Cada vez que entras en una de esas discusiones tan pasionales en Facebook sobre la falta de nitidez de una fotografía o si las cámaras sin espejo han sustituido ya a las réflex estás perdiendo de vista lo esencial: el contenido de la imagen y la forma en que tú, como fotógrafo, ves la realidad.

Para poder hablar sobre una fotografía tienes que saber qué estás haciendo. Y para conseguir algo sobre lo que opinar, es decir una foto, sólo necesitas una cámara.

Por si esto fuera poco, ir cargado como una mula limitará tu capacidad para ver y captar grandes imágenes.

Después de una hora llevando 15 kilos de un lado para otro no creo que te quede mucha frescura para captar lo que te rodea.

Més info

Compartir:
Share

pròxim Publicar

Anterior Publicar

© 2017 Terrassa, espai de fotografia

Autor Anders Norén

Share