Agenda d'activitats fotogràfiques: tallers, trobades, cursos… a Terrassa i altres indrets.

Luz natural en fotografía macro

Es cierto que existen multitud de materiales que podemos utilizar para añadir luz artificial a nuestras fotografías macro. Saber dominar la iluminación en fotografía macro es esencial pero también es importante saber aprovechar la que tenemos a nuestro alcance.

En este artículo vamos a comprender cómo funciona la luz natural y cómo podemos sacarle el máximo partido para hacer nuestras fotografías macro. Si sabes cómo, puedes conseguir fotografías espectaculares con elementos que seguramente tendrás en tu casa. ¿Probamos?

 ¿Qué es la Luz Natural?

La luz natural es el término que utilizamos en fotografía cuando nos referimos a la luz del sol. En contraposición, la luz artificial es aquella que se crea mediante la transformación de electricidad en luz con el uso de bombillas.

A pesar de que la luz natural tiene el sol como origen puede ser muy distinta según diversos factores que la modifican. Nos referimos a aspectos como la hora del día, la estación del año, las condiciones meteorológicas u otras circunstancias que puedan influir en la forma en la que el Sol llega a la Tierra.

El reto como fotógrafos es comprender cómo funciona la luz natural y sacarle el máximo partido posible. Antes de ponernos a practicar y probar con la luz, vamos a conocer algunos aspectos básicos de la luz para saber cómo dominarla.

#1. La Calidad de la Luz

La ‘calidad’ de la luz es un término utilizado normalmente por los fotógrafos para referirse a la ‘dureza’ o ‘suavidad’ de una fuente de luz. Esta calidad, viene determinada por cómo se produce la transición entre las luces y las sombras de una imagen.

Una luz suave produce transiciones también suaves y los bordes de las sombras se muestras difuminados. A veces puede pecar de ser una iluminación plana y suele tener origen en fuentes de luz grandes y cercanas.

Mientras tanto, una luz dura crea transiciones abruptas entre las diferentes áreas tonales. Produce sombras muy contrastadas con bordes muy definidos y suelen producirla fuentes de iluminación pequeñas y lejanas.

Esto lo podemos entender mejor si analizamos la luz del sol. Durante el amanecer y el atardecer la luz es más blanda mientras que a mediodía es más dura y directa. Esto se debe a la distancia entre el Sol y la Tierra y al ángulo en el que se encuentra en cada situación.

#2. La Dirección de la Luz

La dirección de la luz se refiere, más concretamente, a la posición la luz respecto al sujeto u objeto fotografiado. Ese posicionamiento determinará el tamaño de la sombra que se proyectará creando más o menos forma y textura.

El principio básico que debemos tener en cuenta es que, las sombras se proyectan en el lado opuesto en el que se encuentra la fuente de luz. Según dónde se encuentre la luz, obtendremos un tipo de diferente de iluminación. Si es frontal la luz creará un efecto de aplanamiento sobre el objeto fotografiado, ya que la sombra se proyectará por detrás de él.

Sin embargo, una luz lateral nos dará mayor sensación de volumen y tridimensionalidad ya que acentuará la textura de las superficies. Una luz que incide por detrás del sujeto, es decir, un contraluz, nos ayudará a separar el sujeto del fondo, resaltando y dando mayor importancia al sujeto.

Més info

Compartir:
Share

pròxim Publicar

Anterior Publicar

© 2018 Terrassa, espai de fotografia

Autor Anders Norén

Share