Agenda d'activitats fotogràfiques: tallers, trobades, cursos… a Terrassa i altres indrets.

Cuatro reglas antes de revelar una fotografía

Todo el mundo quiere saber mil técnicas de revelar para lograr impresionantes resultados. Se sientan delante de sus ordenadores y empiezan a mirar las ventanas, las herramientas y los paneles como si no hubiera otra cosa.

Deslizadores arriba, parámetros abajo y que sea lo que los dioses quieran. No es una buena forma de trabajar, así que hoy vamos a recordar las cuatro reglas básicas para conseguir un buen revelado.

Revelar una fotografía no consiste en tener unos conocimientos increíbles de todos los programas del mercado. En uno de los mejores laboratorios de España solo utilizan las curvas sin ayuda siquiera de las capas de ajuste. Y trabajan con los fotógrafos más grandes del panorama.

Todo se reduce a saber mirar, a saber interpretar la información que nos brinda un negativo digital. Si tenemos claro qué necesita una fotografía, tenemos más del 90% hecho. Y todo el trabajo posterior se reducirá a una mera rutina.

Y digo rutina porque se hace tantas veces, y se tiene tan interiorizado, que casi no es necesario pensar. Y cada imagen nos pedirá algo distinto.

Hace tiempo que lo explico en mis cursos de forma teórica, pero nunca había pensado cómo ayudar a verlo de forma gráfica en todas y cada una de las fotografías a las que nos enfrentamos.

Y gracias a mis alumnos más veteranos, he terminado de encontrar la guía definitiva para poder ver, si tenemos dudas o poca experiencia, qué tenemos que revelar en una imagen para conseguir el mejor resultado posible.

Las cuatro reglas fundamentales para revelar una fotografía

Antes de aplicar las cuatro reglas fundamentales tenemos que hacer una buena fotografía en la que luz represente lo que queremos. Sin este requisito previo, y a no ser que estemos haciendo fotografía periodística, donde importa más el fondo que la forma, poco o nada podremos hacer con las cuatro reglas que voy a proponer a continuación.

CuatroreglasiFoto original

Lo que se dice siempre, hasta compulsivamente, es verdad en este caso. Si la fotografía no es buena de entrada, no hay nada que hacer en el revelado. La mona, aunque se vista de seda, mona se queda. Estas reglas solo funcionan si el material con el que se trabaja es bueno.

La primera vez que vi formulado algo similar fue en el libro ‘Técnica fotográfica’ de Jay Dickman, de la editorial Omega. Es una forma perfecta de entender lo que necesita una fotografía en el revelado para lograr una buena interpretación. Así evitaremos perder el tiempo hasta encontrar una buena solución e iremos directos al grano.

Estas cuatro reglas se pueden cumplir a la vez o por separado para tener un buen resultado. Desde luego, si se cumplen todas, será mejor para nosotros, pero no es necesario.

Més info

Compartir:
Share

pròxim Publicar

Anterior Publicar

© 2018 Terrassa, espai de fotografia

Autor Anders Norén

Share