Agenda d'activitats fotogràfiques: tallers, trobades, cursos… a Terrassa i altres indrets.

La regla de los tercios

Hemos hablado de la regla de los tercios mil veces, sobre todo para referirnos a las normas de composición más básicas, y seguro que vosotros habéis oído mencionarla otras mil, pero ¿realmente tenemos bien claro qué es la regla de los tercios? ¿Sabemos bien para qué sirve, cuándo usarla y cuando no hacerlo? Os lo contamos.

Sin duda es una de las normas más populares para aplicar a la hora de componer una imagen (especialmente en fotografía pero también en vídeo). Seguramente la más popular, sencillamente porque es muy fácil de entender y casi tanto de aplicar y ayuda a los menos experimentados a obtener composiciones efectivas de forma sencilla.

Entre otras cosas porque sirve para evitar esa tentación que siempre existe de situar al sujeto principal de una imagen justo en el centro de la toma, o el horizonte en el medio de la composición, lo que puede hacer que los resultados sean anodinos.

regla de los terciosUna imagen curiosa en la que no tuve que imaginarme las líneas que forman la regla de los tercios porque ya estaban en el lugar (se trataba de las juntas de una vidriera puesta para impedir el acceso a la ventana). Foto de Óscar Condés

Esto no significa que nunca debamos hacerlo así. De hecho, prácticamente siempre que hablamos de la regla de los tercios mencionamos también que las reglas están bien para usarlas de ayuda, pero que nunca deben coartar nuestra creatividad. Por eso siempre decimos que hay que conocerlas (y saberlas aplicar) para ser capaces también de romperlas cuando sea preciso o no sean realmente una ayuda.

¿Qué es la regla de los tercios?

Como ya contamos en el capítulo sobre composición de nuestro curso de fotografía, esta famosa regla “nos dice que el centro de atención debe colocarse en la intersección de las líneas imaginarias que dividen una fotografía en tres partes de arriba abajo y de izquierda a derecha”.

Es decir, se trata de imaginar nuestra fotografía dividida en nueve zonas iguales que se forman gracias a cuatro líneas, dos horizontales y dos verticales, tal y como veis abajo.

regla de los tercios

El cruce de estas líneas forma cuatro “puntos fuertes” que son ideales para situar los elementos clave de la fotografía y lograr una composición más equilibrada.

Igualmente, las líneas son una excelente guía para situar (o relacionar) elementos importantes, tanto en vertical como en horizontal. De hecho, las líneas horizontales son, según la teoría, el mejor sitio para colocar el horizonte de la fotografía.

Més info

Compartir:
Share

pròxim Publicar

Anterior Publicar

© 2018 Terrassa, espai de fotografia

Autor Anders Norén

Share