Agenda d'activitats fotogràfiques: tallers, trobades, cursos… a Terrassa i altres indrets.

Máxima nitidez en larga exposición

Ya sea para capturar un paisaje al atardecer o amanecer o un bonito efecto seda, probar con el lightpainting o con una foto circumpolar, capturar las estrellas o la Vía Láctea, fotografiar unos fuegos artificiales o estelas luminosas… En muchas situaciones la fotografía de larga exposición es, sin duda, una técnica útil y atractiva para todo fotógrafo… Y también un reto.

Sobre todo porque, aunque la teoría sea relativamente sencilla (buscar un buen apoyo para la cámara y disparar con una velocidad de obturación larga), conseguir buenos resultados no suele ser fácil.

De hecho, simplemente por realizar un disparo lento estamos tentando la posibilidad de que la foto salga trepidada y que las fotografías no resulten válidas por culpa de la ausencia de la anhelada nitidez.

larga exposición Foto de Sasha • Stories

Para lograrla, os proponemos una serie de consejos y recomendaciones que os ayudarán a lograr mejores resultados. Eso sí, no esperéis recetas milagro porque en fotografía eso prácticamente ya no existe.

Sólo algunos trucos más o menos básicos pero imprescindibles para conseguir la máxima nitidez cuando realicemos largas exposiciones.

Cámara y objetivo

Lo hemos contado en innumerables ocasiones pero es obligado hacer un repaso del equipo que debemos utilizar para este tipo de tomas.

Empezando cómo no por una cámara que nos permita realizar largas exposiciones (que tenga modo Bulb) y, a ser posible, que cuente con un sensor de buen tamaño por aquello del ruido. Lo ideal, claro está, son los de formato completo, aunque con cualquier tipo de captor nos podemos lanzar a la aventura.

larga exposición Foto de James Young

En cuanto al objetivo a elegir, esto ya es más optativo, ya que dependerá del campo de visión que queramos captar a la hora de hacer la foto, aunque lo más habitual es optar por una óptica gran angular.

Lo que sí es recomendable, de todas todas, es que utilicemos un objetivo con la mayor calidad posible, motivo por el cual será preferible elegir uno de longitud focal fija (lo de escoger uno luminoso ya no es tan importante, aunque sí recomendable).

Y si no tenemos o, por lo que sea, escogemos uno de tipo zoom, es recomendable usarlo en distancias focales intermedias para evitar las aberraciones que suelen tener este tipo de ópticas en los extremos.

El trípode, imprescindible

Ya os decíamos que no hay recetas mágicas, por eso el primer y fundamental accesorio que necesitaríamos es el siempre recurrente trípode que permita asegurarnos de que no haya ningún tipo de movimiento en la cámara durante la exposición (ojo, otra cosa es que haya movimiento en la escena y salga de un modo u otro).

larga exposición Foto de Andrew Preble

Ciertamente siempre se pueden buscar otros puntos de apoyo (poyetes, bancos, mochilas…), incluso en casos de necesidad recurrir a trucos para hacer fotos si olvidamos el trípode, pero dado que estamos hablando de lograr la máxima nitidez en ningún caso deberíamos prescindir de este útil accesorio.

Claro que además de utilizar trípode también hay que hacerlo bien, incluyendo acordarse de desactivar el estabilizador de cámara y/u objetivo para evitar movimientos artificiales que pueden ser provocados por el propio sistema.

Més info

Compartir:
Share

pròxim Publicar

Anterior Publicar

© 2018 Terrassa, espai de fotografia

Autor Anders Norén

Share